Por Mario García

Un divertido evento, firmado por la marca Desigual, presentaba hace un par de años en la calle Argentería de Barcelona la colección de ropa Living Collection, una línea que llenaría de color y optimismo en los hogares. El día de la presentación llovía pero, pese a ello, cerca de 200 personas acudieron al punto de llamada, y pudieron llevarse a casa algunas de las prendas de forma gratuita. La acción era original, estuvo bien planteada y la comunicación fue bastante exitosa. Sin embargo, la firma catalana se fue a casa con una multa de la Guardia Urbana. ¿Qué falló? La marca no disponía de los permisos para realizar la acción de Street Marketing necesarios.

Sigue leyendo >>